lavadero-publico-atzanetaEl antiguo matadero y actual local municipal, disponía de dos chiqueros, una amplia sala de desollar, un banco de descuartizar los animales; un lavabo y un desagüe que desemboca en la acequia de la Fuente. Esta canalización se alimentaba del nacimiento de la Fuente de Atzeneta y, antes de pasar a regar huertas, surtía de agua corriente el lavadero público. Disponía de balsas de lavado separadas: una, para ropa de gente sana, y la otra para ropa de gente enferma o sometida a cuarentena. Esta división, sin embargo, sólo solía aplicarse en tiempo de epidemias o enfermedades contagiosas. Y aprovechaba también para lavar cosas sucias por separado, sin perjudicar a las mujeres que lavaban en la primera balsa.