salem-molino-cantalse trata de un caserón de grande cabida, que fue propiedad de los marqueses de Bèlgida, los Bellvís, últimos señores de la baronía de la Hoya de Salem. Una balsa permitía llenar el pozo vertical, desde donde se hacía caer el agua a presión sobre un o los dos juegos de muelas que había: un para el trigo y el otro para el maíz. Aunque, en época reciente solo funcionaba una muela. Dejó de moler definitivamente el año 1962. En la actualidad está siendo reformado y restaurado por la familia de los Alonso.

En el lado mismo del molino hay un puente, el puente del Molino.