SENDERISMO EN LA VALL D’ALBAIDA

La Vall d’Albaida se encuentra rodeada por una serie de sierras con la cuales mantiene una estrecha vinculación. Estas sierras son el escenario ideal para la práctica de deportes y también se convierten en espacios singulares donde encontramos toda una serie de recursos naturales, botánicos y patrimoniales que pueden ser disfrutados a través del recorrido de los numerosos senderos que se encuentran señalados por sus dominios.

Sierra de Benicadell

El Benicadell, es la sierra más emblemática para los “Valldalbaidins”, una referencia y una visita obligatoria cuando se está en la Vall d’ Albaida, con una altitud de 1104 metros es la montaña más elevada de la comarca y un punto de encuentro con un espacio natural muy singular. Su origen toponímico deriva del árabe “ Peña Cadiella” que ya era utilizada en el “Cantar del mio cid”.

En realidad, el Benicadell es la prolongación de la Sierra de la Covalta, separada de ésta por el Puerto de Albaida y que tiene continuidad hacia la Sierra de Agullent y la población de Ontinyent. En dirección contraría es decir, hacia la comarca de la Safor, el Benicadell llega hasta la Sierra de Ador. La alineación que tiene la sierra del Benicadell ha condicionado la climatología y fundamentalmente la vegetación que en ella se encuentra, distinguiendo claramente dos zonas que también pertenecen a dos comarcas diferentes como son; La solana en la comarca del “Comtat” (muy degradada y con escasa vegetación) y por el contrario la “Ombría” ubicada en la Vall d’ Albaida ( con vegetación mucho más rica y frondosa). El Benicadell ha sido perjudicado por la ola de incendios que todos los veranos nos asola y que han afectado notablemente a su riqueza forestal.

Numerosas son las manifestaciones que atestiguan la estrecha vinculación existente entre esta sierra y el hombre, así es fácil encontrar diferentes pozos de nieve, construcciones para la captación y canalización de aguas de época romana y árabe, yacimientos arqueológicos, muros de piedra seca, torres-vigía , castillos y otros recursos realizados en diferentes momentos y épocas históricas.

Rutas temáticas “Ombria del Benicadell”. Paisaje protegido:

  • Ruta Verde: Salem – Casa Planisses
  • Ruta Azul: Beniatjar – Alto del Benicadell
  • Ruta Roja: Otos – Castell de Carbonera – Alto del Morró
  • Ruta Amarilla: Bèlgida – Carrícola – Font Freda
  • Ruta Morada: Castelló de Rugat – Ràfol de Salem – Antiguo vivero forestal
  • Ruta Marrón: Albaida – Atzeneta d’Albaida – Paisaje Humanizado
  • Ruta Naranja: Puerto de Albaida – Alto del Benicadell

Sierra de Mariola

Esta mítica sierra, paraje singular y de las de mayor tradición dentro del senderismo Valenciano, extiende sus dominios por tres comarcas diferentes como son la “Vall d’Albaida”, “el Comtat” y “l’Alcoià”. Recientemente ha sido declarada como parque natural y más de la mitad de su espacio protegido pertenece a la Villa Valldalbaidina de Bocairent. Tiene una anchura de unos 5 kms y una extensión total de unos 30 kms y cuenta con el Montcabrer (1389 m), el Contador (1232 m) y el Alto de Mariola (1158 m) como cimas más destacables.

Numerosos ríos nacen en esta sierra que tradicionalmente ha sido conocida por la abundancia de agua y por las numerosas fuentes que posee,así los ríos Vinalopó, Agres, Serpis y Clariano comienzan aquí la carrera que los conducirá al Mar mediterráneo.

La nota más característica de la Sierra Mariola es la diversidad y riqueza de sus plantas aromáticas que la hacen conocida en todas partes; tomillo, romero, ajedrea, marrubio, salvia….. se encuentran presentes y son empleadas para usos medicinales y aromáticos. También destaca la presencia de carrascas, pinadas y el bosque de tejos más meridional de Europa.

Existen senderos señalados que nos llevarán hasta los principales recursos patrimoniales que en ella encontramos, como los numerosos Pozos de nieve; testigos del antiguo comercio de la nieve tan extendido en estas comarcas, pero también a las ermitas, las masías, ventisqueros…

Os recomendamos la visita a las pozos de nieve más importantes de la Mariola; “Cava de l’ habitació”, “Cava Arqueada o Gran”, “la Caveta del Buitre” y por último la “Cava de Don Miguel”.

 

Los senderos que encontramos en esta sección son los siguientes:

Sierra Grossa

La Sierra “Grossa”, es una larga y amplia cordillera que actúa como barrera natural entre la Vall d’Albaida y la vecina comarca de la Costera. Es considerable su extensión aunque las alturas son más bien moderadas con cumbres que no superan los 900 m. El comienzo de la sierra se encuentra en Fuente la Higuera, recorre la Vall d’Albaida de forma paralela a la sierra “de l’ombria” hasta llegar al macizo del Buscarró-Montdúver, en la vecina comarca de la Safor. Sucesiones de cumbres y barrancos y el transcurrir del río Albaida que atraviesa la sierra por ” l’Estret de les Aigües” (Bellús), son las principales características geomorfológicos.

La vegetación se encuentra muy degradada a causa de los incendios forestales y aún se pueden apreciar muestras de la misma en su estado natural en la zona “dels Alforins”. Como fauna autóctona la ardilla, el tejón y el jabalí son los máximos representantes.

Los senderos que encontramos en esta sección son los siguientes:

Sierra Umbría

Esta sierra tiene su origen en Villena y avanza hacia el mar en dirección nordeste. La sierra se adentra en la Vall d’ Albaida y a pesar de tener una unidad estructural clara , recibe diferentes nombres en función de la población donde nos encontremos, así se la conoce como “Replana del Moro”, “Ombria de Fontanars”, Pinós, Gamellons, “Ombria de Ponce”, “Altet de Félix”, “Serreta”, “Torrater”, “Filosa”, Sierra de Agullent, Covalta…. en función de que sea nombrada por los habitantes de Fontanars, los de Ontinyent, Albaida o Agullent.

Las alturas no son considerables teniendo como punto destacado la Covalta con 890 m.

Los senderos que encontramos en esta sección son los siguientes:

Sierra Quatretonda

Ubicada en la zona este de la “Serra Grossa”, es lugar de unión de las alineaciones béticas e ibéricas con notable presencia de fallas originadas por las propiedades cársticas del terreno. “La Sima de Quatretonda” y la “Sima de Aldaia”son buenos ejemplos con unas profundidades de 185 y 113m. respectivamente. Las alturas más importantes son “L’ Alt de l’ Hedra” (672m) y “La Mola” (500 m). El estado original de la Sierra de Quatretonda fue modificado por los incendios sufridos en las décadas de los 60 y los 70,a pesar de ello sigue siendo un espacio idóneo para la práctica del senderismo y el contacto con la naturaleza. Hoy los antiguos bosques de encinas, pinos y robles han sido sustituidos por abundantes arbustos, con el tomillo, el romero y la aliaga como protagonistas. También tenemos la presencia de algunos pinos y una microreserva de flora ubicada en la ombría de la sierra con especies endémicas muy difíciles de encontrar en otros lugares.

Destaca la extracción de mármol de grand calidad en esta sierra.

Los senderos que encontramos en esta sección son los siguientes: